NARA: Kofukuji- Todajii-Nigatsu do-Kasuga Taisha

NARA

Estamos en el día 10 de viaje

Desde la estación de Kyoto, en el andén 10, con la JR Pass, es muy fácil llegar a Nara con los trenes rápidos en solo 45 minutos.

Al llegar a Nara, hay autobuses que te llevan a todos los sitios de esta pequeña ciudad. Nosotros, después de haber recogido un plano en la información de la estación, nos fuimos andando, por la calle comercial que sale justo de la estación, en dirección al parque donde se encontraban los templos. El paisaje en el que destacaban los Arces con sus hojas en llamativos colores rojos y amarillos nos impresionó.

Plano de Nara

Empezamos a ver los ciervos. Pensábamos que había muchos, no, había muchísimos. Son sagrados y debes respetarlos. Hay unos puestecitos en los que compramos las galletas, que hacen especiales, para dárselas de comer a los ciervos. Como nos gustan tanto los animales, disfrutamos mucho teniéndoles a nuestro alrededor, pidiéndonos (casi exigiéndonos) comida. No debes llevar papeles o cosas en las manos que llamen su atención porque probablemente os las arrebaten y por experiencia os digo que es difícil recuperarlas. A los ciervos les cortan los cuernos par evitar que, en su afán de pedir comida, embistan a las personas.

TEMPLO KOFUKUJI

El primer lugar en el que paramos en el parque, fue el TEMPLO KOFUKUJI donde hay dos Pagodas de tres y cinco plantas. La entrada al templo, es gratuita, y solo pagarás si quieres entrar a visitar el Museo Nacional, donde está la estatua de Ashura de seis brazos y la Sala de Oro que está al lado del Museo en la que se encuentra una estatua de madera de Yakushi Buda. Hay otros dos edificios octogonales que están cerrados. La pagoda más alta se erigió en el año 1426 y la de tres pisos en el 1143

Entrada principal al templo Kofukuji

Pagoda de cinco pisos

Templo Todajii

Después, caminamos hasta el Templo Todajii, el templo budista construido totalmente de madera más grande del mundo, que ha sido reconstruido la última vez en el siglo XVIII. Tiene una gran puerta, llamada Puerta Nandaimon de 20 metros de altura que es Patrimonio de la Humanidad, que de entrada y está construida también en madera. Está protegida por dos imponentes estatuas de guerreros Nio. El precio de entrada es de 500 yenes.

Puerta Nandaimon de entrada al Templo Todajii

Templo Todajii

La Puerta Nandaimon que da entrada y está construida también en madera. Está protegida por dos imponentes estatuas de guerreros Nio. El precio de entrada es de 500 yenes.

Es increíble el Buda de bronce que guarda en su interior, mide 16 metros de alto y fue fundido con 437 toneladas de bronce y 130 kilos de oro. Al lado del Buda, hay una columna de madera con un agujero del mismo tamaño de la nariz del Buda y está siempre con niños y mayores intentando pasar por el agujero. La tradición dice que el que consigue pasar alcanzará la iluminación. En el patio principal, hay muchas tiendas de souvenirs. 

Buda de bronce

guerrero Nio

columna de madera con un agujero del mismo tamaño de la nariz del Buda

Es interesante ver a un maestro calígrafo que escribe con pinceles y enseña a la gente su uso.

Binzuru, se le toca la parte del cuerpo que quieres que te cure.

Nigatsu-do

A un lado del Templo Todajii, hay un sendero con los arces en color rojo que recorrimos para llegar al Templo Nigatsu-do, construido en madera con un mirador sobre la ciudad de Nara. Está dedicado a la diosa Kannon, cientos de linternas de piedra iluminan la escalinata de subida y los paseos que la rodean.

Templo Nigatsu do

Kasuga Taisha

Volvimos, pasando por el Templo Todajii y la gran puerta, cruzamos el parque entre ciervos y linternas de piedra para llegar al Santuario KASUGA TAISHA,

camino de acceso al Santuario

en el camino de acceso al Santuario, hay dos mil lámparas de piedra y en el interior hay como unos mil faroles de bronce, más o menos…Es el santuario sintoista más antiguo e interesante de Japón. El color rojo es el dominante, como en todos los templos sintoistas. Se encuentra al pie de las montañas. Para entrar a ver las lámparas de bronce debes pagar 500 yenes. Al final del camino, llegas al edificio principal con un gran Torii rojo, que es un símbolo del Templo. Es Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO

Torii de entrada al Templo Nigatsu-do

Camino de linternas de piedra

Linternas de bronce en el interior del Templo

Caminando de regreso a la estación,

Comimos en un restaurante un delicioso tonkatsu que es un filete de cerdo empanado con panko y servido con sopa de miso que es arroz blanco que lleva también col y salsa,

delicioso tonkatsu

De vuelta a Kyoto ya era hora de volver al hotel.

Autor: Mercedes

Compartir este artículo en

Enviar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *